Buscar
  • DigitalMonárquico

El Rey, el único con sentido de Estado.

Por: Juan Marcos Vallejo García Periodista y Consultor

España va otra vez hacia unas nuevas elecciones generales, las cuartas en cuatro años, caso único en el mundo entre las democracias, lo cual nos muestra la mediocridad de nuestra clase política cuya máxima preocupación es el interés personal o el de partido, su cortoplacismo y su falta de sentido de Estado, lo que sin duda resalta todavía más la importancia que tiene en nuestro sistema político la Monarquía Parlamentaria a través de quien la encarna en estos momentos, Su Majestad Felipe VI. Él es el único que en el erial político nacional ha puesto en primer lugar el interés general de España por encima de cualquier otro, ciñéndose estrictamente a lo que encomienda para el titular de la Corona el Artículo 99 de la Constitución, y eso a pesar de que algunos de los líderes de las nuevas formaciones intentaron enredarle reclamando que mediara para que hubiera un Gobierno estable, obviando que el Monarca “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones”, y que son los representantes de los partidos los que tienen el protagonismo en la contienda política.

Pero una vez más ha quedado demostrada la insustituible y utilísima función de la Corona como institución no mediatizada ni contaminada por los intereses de partido, institución que solo se guía por el interés general de la nación, algo que sería imposible en una república que por su contaminación ideológica adolece de la falta de imparcialidad de la que goza en cambio la Monarquía, lo que otorga a esta un plus de autoridad.

Por tanto, la figura del Rey y por ende de la Corona marcan, de acuerdo con el papel que le otorga la Constitución, una significativa distancia con los partidos políticos y su legítima lucha por el poder, al mismo tiempo que se reafirma el sentido de permanencia y de continuidad de la Monarquía en contraposición con los partidos y los políticos que tienen fecha de caducidad.

En este sentido, la agenda de los Reyes continuará con independencia de la situación de interinidad y provisionalidad de un gobierno en funciones y de unas próximas elecciones, al mantener por ejemplo el viaje a Japón el próximo 22 de octubre para la ceremonia de coronación del Emperador Naruhito, así como la visita a Cuba para conmemorar el quinto centenario de la fundación de La Habana por el español Diego Velázquez de Cuellar.

Los ciudadanos hemos podido constatar una vez más que, a pesar de lo difícil y complicado del panorama político, con la incertidumbre que provocan la situación en Cataluña, el Brexit o los nubarrones que parecen anticipar una nueva crisis económica, podemos estar tranquilos porque al menos en la jefatura del Estado hay una persona, el Rey, que ejerce ejemplarmente sus funciones constitucionales, tiene responsabilidad y sentido de Estado.

Juan Marcos Vallejo García Periodista y Consultor para el Digital Monárquico.

www.digitalmonarquico.es

128 vistas